Aguas de Alcázar de San Juan
titulo blog



28/11/2016 20:09:26

Accede como usuario y disfruta de todas sus ventajas.
Noticias
Ver entradas anteriores
El ciclo del agua
menu Analítica del Agua Niveles de los Pozos
multimedia multimedia
email


Titulo Alcantarillado
Se denomina red de alcantarillado, red de saneamiento o red de drenaje al sistema de estructuras y tuberías que se utilizan para la recogida y transporte de las aguas residuales y pluviales de una población desde el lugar en que se generan hasta el sitio en que se vierten al medio natural o lugar donde se tratan estas aguas residuales, generalmente conocido como Estación Depuradora de Aguas Residuales (E.D.A.R.).

La red de alcantarillado se considera un servicio básico, sin embargo la cobertura de estas redes en las ciudades suele ser de menor importancia y dimensión que las redes de agua potable. Esto ha generado, en otras épocas, importantes problemas sanitarios. Durante mucho tiempo, la preocupación de los municipios era que todos los ciudadanos pudieran tener agua potable en sus casas, dejando para un futuro la construcción de las redes de alcantarillado. Actualmente las redes de alcantarillado son un requisito para aprobar la construcción de nuevas urbanizaciones en la mayoría de las ciudades.

Los alcantarillados están constituidos por dos tipos de redes:

- Redes unitarias: las que se proyectan y construyen para recibir las aguas en un único conducto, mezclando las residuales (urbanas e industriales) con las pluviales generadas en la cuenca o la población drenada.
- Redes separativas: las que constan de dos canalizaciones totalmente independientes; una para transportar las aguas residuales domésticas, comerciales e industriales hasta la estación depuradora; y otra para conducir las aguas pluviales hasta el medio receptor.

Las primeras redes de saneamiento surgieron en las ciudades europeas durante el siglo XIX en respuesta a los problemas sanitarios y epidemiológicos generados por la deficiente evacuación de las aguas fecales. En aquel momento la mayoría de estas ciudades disponían ya de un sistema de cloacas destinadas a la evacuación de las aguas de lluvia, por lo que la conexión a éstas de las bajantes de los edificios configuró el origen de las redes de tipo unitario en la mayoría de los casos.

Desde mediados del siglo XX empezaron a construirse redes separativas, tras la aparición de los primeros sistemas de depuración, y con base en los siguientes argumentos:

- La separación reduce los costes de depuración y simplifica los procesos, puesto que el caudal tratado es menor y, lo que es incluso más importante, más constante;
- La separación reduce la carga contaminante vertida al medio receptor por los episodios de rebosamiento del alcantarillado unitario.

Siendo correctos los argumentos anteriores, existe también una serie de inconvenientes en el alcantarillado separativo que hay que tener en cuenta a la hora de su diseño:
- Ha de haber un estricto control de vertidos para evitar que se acometan caudales residuales a la red de pluviales (que irían directamente al medio natural sin depurar) y viceversa. Esto redunda en una explotación más compleja y costosa de la red.
- El coste de instalación es, evidentemente, muy superior, en un rango de entre 1,5 y 2 veces la red unitaria equivalente.
- Las aguas pluviales urbanas no son aguas limpias, sino que están fuertemente polucionadas, por lo que su vertido directo al cauce puede generar una contaminación apreciable si no se cuenta con estanques de tormentas como tratamiento previo antes de su evacuación al cauce público.
- La separación completa implica redes interiores separativas en los edificios, con duplicación de las bajantes. En este frente los problemas de control y los sobrecostes de instalación son aún mayores que en el viario.
- La red de residuales en una red separativa no se beneficia de la autolimpieza de los conductos en tiempo de lluvia, por lo que puede llegar a ser necesaria la descarga de caudales de agua limpia por la red, anulando sus ventajas de ahorro y eficiencia.

Componentes de una red de alcantarillado
Componentes principales de la red

Los componentes principales de una red de alcantarillado, descritos en el sentido de circulación del agua, son:

- Las acometidas, que son el conjunto de elementos que permiten incorporar a la red general las aguas vertidas por un edificio o vivienda.

En nuestra Población, las acometidas se componen de:
    - Injerto clip elastomérico, entre la tubería de la acometida y la red general, para garantizar la estanqueidad de la instalación.
    - Tubería de PVC o PP corrugado doble capa, lisa la interior y corrugada la exterior, con junta de goma estanca y campana abocardada, en el diámetro establecido para la acometida, que no puede ser en ningún caso inferior a 150 mm. de diámetro interior.
    - Arqueta sifónica TIPO ALCÁZAR, compuesta por un sifón realizado en el fondo de la arqueta con piezas prefabricadas de PVC y paredes de ladrillo macizo de 7 cm. de espesor recibido con mortero de cemento, revestidas con mortero de cemento 1:4, perfectamente bruñido. Esta arqueta tendrá una tapa enrasada con la acera, de fundición dúctil TIPO AGUAS DE ALCÁZAR, con cierre hidráulico y se situará en la acera.

- Los colectores (o «colectores secundarios»), que son las tuberías de mayor sección, frecuentemente visitables, que recogen las aguas de las alcantarillas las conducen a los colectores principales. Se sitúan enterrados, en las vías públicas.
- Los colectores principales, que son los mayores colectores de la población y reúnen grandes caudales, hasta aportarlos a su destino final o aliviarlos antes de su incorporación a un emisario.
- Los emisarios, que son conducciones que transportan las aguas reunidas por los colectores hasta la depuradora o su vertido al medio natural, pero con su caudal ya regulado por la existencia de un aliviadero de tormentas.

Aguas abajo, y ya fuera de lo que convencionalmente se considera red de alcantarillado, se situaría la estación depuradora y el vertido final de las aguas:
- tratadas mediante un emisario, llevadas a un río o arroyo.
- vertidas al mar en proximidad de la costa;
- vertidas al mar mediante un emisario submarino, llevándolas a varias centenas de metros de la costa;
- reutilizadas para riego y otros menesteres apropiados.

En todas las redes de alcantarillado existen, además otros elementos menores:
- Las cunetas, rigolas y caces, que recogen y concentran las aguas pluviales de las vías y de los terrenos colindantes;
- Los imbornales, tragantes o sumideros, que son las estructuras destinadas a recolectar el agua pluvial y de baldeo del viario;
- Los pozos de inspección, que son cámaras verticales que permiten el acceso a las alcantarillas y colectores, para facilitar su mantenimiento.
Imbornal para el drenaje del agua de lluvia Tapa de registro de un pozo de alcantarillado
Y en un cierto número de ocasiones son necesarias otras estructuras más importantes:
- Estaciones de bombeo: como la red de alcantarillado trabaja por gravedad, para funcionar correctamente las tuberías deben tener una cierta pendiente, calculada para garantizar al agua una velocidad mínima que no permita la sedimentación de los materiales sólidos transportados. En ciudades con topografía plana, los colectores pueden llegar a tener profundidades superiores a 4 - 6 m, lo que hace difícil y costosa su construcción y complicado su mantenimiento. En estos casos puede ser conveniente intercalar en la red estaciones de bombeo, que permiten elevar el agua servida a una cota próxima a la cota de la vía.
- Líneas de impulsión: Tubería en presión que se inicia en una estación de bombeo y se concluye en otro colector o en la estación de tratamiento.
- Depósitos de retención o también pozos o tanques de retención: estructuras de almacenamiento que se utilizan en ciertos casos donde es necesario laminar las avenidas producidas por grandes tormentas, allí donde no son raras (depósitos, tanques o pozos de laminación o arcas de expansión); y donde es necesario retener un cierto volumen inicial de las lluvias para reducir la contaminación del medio receptor (depósitos, tanques o pozos de tormentas).